Un reciente estudio, con destacada participación de expertos españoles pertenecientes a SEPA, ha puesto de relieve la nociva relación entre la periodontitis y la hipertensión, sugiriendo también el importante papel que puede desempeñar la consulta dental en la prevención y control de la presión arterial elevada. El vicepresidente de SEPA, el Dr. José Nart, participa en esta investigación que ha sido publicada en Cardiovascular Research, revista científica de la Sociedad Europea de Cardiología.

En concreto, se ha evidenciado la existencia de una relación lineal entre la hipertensión arterial y la periodontitis, de forma que cuanto más grave es la periodontitis, mayor es la probabilidad de hipertensión. “Los hallazgos sugieren que los pacientes con enfermedad de las encías deben ser informados sobre su riesgo y deben recibir consejos para cambiar el estilo de vida para prevenir la presión arterial alta, como el ejercicio y una dieta saludable”, asegura el Dr. Francesco  D’Aiuto, del UCL Eastman Dental Institute (Reino Unido) y un ponente habitual en actividades formativas de SEPA.

Cuanto más grave es la periodontitis, mayor es la probabilidad de hipertensión

Cada vez más se confirma la idea de que la enfermedad de las encías aumenta el riesgo de sufrir otras afecciones de salud, incluida la hipertensión. “Investigaciones anteriores sugieren una conexión entre periodontitis e hipertensión y que el tratamiento dental podría mejorar la presión arterial, pero hasta la fecha, los hallazgos no eran concluyentes“, advierte el autor principal de la revisión, el profesor Francesco D’Aiuto, quien recuerda que “la hipertensión podría ser la causa de un ataque cardíaco y un derrame cerebral en pacientes con periodontitis”. Ahora, una revisión de la literatura ha indicado que las personas con periodontitis parecen tener un mayor riesgo de hipertensión y, es más, cuanto más grave es la periodontitis, mayor es el riesgo de hipertensión.

Hallazgos significativos
Los investigadores revisaron y analizaron 81 estudios de 26 países. La investigación sugirió que la presión arterial promedio tiende a ser significativamente más alta en individuos con periodontitis. En concreto, la presión arterial sistólica y la presión arterial diastólica fueron respectivamente, de media, 4,5 milímetros de mercurio (mmHg) y 2 mmHg más elevadas en personas con enfermedad periodontal.

La hipertensión podría ser la causa de un ataque cardíaco y un derrame cerebral en pacientes con periodontitis

Las diferencias no son insignificantes. Un aumento promedio de la presión arterial de 5 mmHg estaría relacionado con un aumento del 25% en el riesgo de muerte por ataque cardíaco o accidente cerebrovascular“, enfatiza la primera firmante del trabajo, la Dra. Eva Muñoz Aguilera. Además, los investigadores identificaron una asociación entre la periodontitis moderada a severa y un riesgo 22% mayor de hipertensión, mientras que vincularon la periodontitis severa con un riesgo 49% mayor de padecer este problema tensional.

Tratamiento periodontal, ¿mejor control tensional?
Los investigadores también han tratado de averiguar si había alguna correlación entre el tratamiento de la periodontitis y una reducción de la presión arterial. El equipo señala que la evidencia sobre este tema no es concluyente, ya que solo cinco de los 12 estudios de intervención que incluyó la revisión encontraron que el tratamiento de la enfermedad de las encías parecía provocar una disminución de la presión arterial. “Parece haber un continuo entre la salud oral y la presión arterial, que existe en estados saludables y enfermos. La evidencia que sugiere la terapia periodontal podría reducir la presión arterial sigue sin ser concluyente“, dice el profesor D’Aiuto.

Un aumento promedio de la presión arterial de 5 mmHg estaría relacionado con un aumento del 25% en el riesgo de muerte por ataque cardíaco o accidente cerebrovascular

Los investigadores creen que la inflamación puede estar en el centro del intrigante vínculo entre la salud oral y cardiovascular. Las bacterias orales responsables de la enfermedad de las encías podrían, según su hipótesis, desencadenar esta inflamación, que, a su vez, podría aumentar la probabilidad de hipertensión.

Otras posibles explicaciones podrían ser la presencia de ciertos rasgos genéticos o la exposición a factores de riesgo que son comunes tanto a la periodontitis como a la hipertensión, como el hábito de fumar o la obesidad. Además, el profesor D’Aiuto explica que, aunque hasta ahora se ha supuesto que la periodontitis puede ser un factor de riesgo para la hipertensión, la relación también podría existir al revés: “la presión arterial alta podría ser un factor de riesgo para la enfermedad de las encías”.

Se considera que la inflamación puede estar implicada en la relación entre entre la salud oral y cardiovascular

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), hasta el 47.2% de las personas de 30 años o más tienen alguna forma de enfermedad de las encías, y aproximadamente el 32% de todos los adultos en los EE. UU. tienen hipertensión arterial. Si bien las dos condiciones pueden parecer completamente ajenas, ahora se objetiva un vínculo intrigante entre la presencia de enfermedad periodontal y un mayor riesgo de hipertensión.

Más información aquí
Más información (en ingés)  aquí

En Clínica Dental Atabal y Centro Cardiovascular en Málaga  cuidamos tu salud bucodental y tu salud cardiovascular

Compartir en: